Levadura de cerveza durante la lactancia

El consumo de levadura de cerveza mientras se está embarazada y durante la lactancia, está totalmente recomendado ya que su ingesta aumenta la producción de leche materna así como aporta numerosas propiedades nutricionales a la misma, con los beneficios que ello conlleva para el bebe. Veamos en detalle estos beneficios.

Beneficios para la madre

En el periodo de postparto, la levadura tiene grandes propiedades regeneradoras para la madre, especialmente en los tejidos permitiendo una recuperación más rápida. Además su aporte de minerales y vitaminas permite mejorar el estado de ánimo como pueden ser la depresión o la ansiedad postparto.

Mayor producción de leche materna y de mayor calidad

La levadura de cerveza además permite aumentar la producción de leche materna gracias a los nutrientes y minerales que necesita la madre en ese periodo. Una lactancia baja va relacionada según varios estudios científicos a una mala nutrición de la madre lactante y con el consumo de levadura aportamos vitaminas y minerales complementarios. Los más importantes van relacionados a la familia de la vitamina B, como son la biotina, el ácido fólico, la riboflavina, tiamina o el ácido pantoténico. Además estos nutrientes acaban pasando a la leche materna en beneficio del bebé.

En la composición de la levadura de cerveza, destaca el alto valor proteico de la levadura de cerveza (cerca del 40%), transfiere aminoácidos esenciales para el crecimiento y el desarrollo del bebé. Estas proteinas están detrás del aumento de leche materna. Por su parte, los minerales como el cromo, zinc, cobre, selenio, hierro, sodio y el potasio de la levadura de cerveza permiten regular los niveles de azúcar en sangre de la madre.

Inconvenientes

Aunque no está provado que se deba a la levadura de cerveza, se dice que esta puede provocar en los bebés un aumento de flatulencias y una mayor probabilidad de infecciones relacionadas con los hongos.